¿Comprar un barco o alquilar?

Cuando uno desea empezar en el mundo de la naútica o cuando se plantea el cambiar de barco es comun el cuestionarse entre comprar o alquilar. A continuación veamos las ventajas e inconvenientes entre la compra o el alquiler.

 

1. Coste

El coste compra de un barco, junto con el de mantenimiento, la financiación, el amarre y el seguro es usualmente superior al del alquiler. Naturalmente esto dependerá del número de días al año que vayamos a usar la embarcación pero por lo general después de hacer números la opción de alquiler suele ser más económica.

 

2. Mantenimiento

El mantenimiento es una de las tareas que más preocupa a los novatos y será así hasta que aprendan a disfrutar del mantenimiento de la embarcación. Un barco está en el mar, en contacto con la sal y al aire libre a merced del viento, la lluvia y el movimiento. Esto se traduce en pequeñas tareas de mantenimiento y limpieza continuas que generalmente suele hacer el propietario y de revisiones periódicas que deben hacer los profesionales.

En el caso del charter el mantenimiento lo hacen siempre profesionales y esto se traduce en que siempre encontraremos la embarcación en un estado impecable.

 

3. Probar si nos gusta

Si estamos pensando en empezar y tener un primer contacto con la naútica y queremos probar es claro que la mejor opción es el alquilar de un barco. Se han visto muchos barcos de ocasión con menos de 1 año, los cuales mayormente se podrián haber ahorrado el gasto de haber optado por la opción de alquiler al menos en alguna ocasión antes de realizar la compra.

 

4. Disponibilidad

En este caso la opción de compra es claramente la mejor, sobretodo si vivimos cerca del puerto o costa y nos gusta  aprovechar un día de buen tiempo y buena mar que nos deja tiempo libre para disfrutar de la navegación. El hecho de tener el barco disponible aunque sea solamente para un rato fomentará su uso y que disfrutemos mucho más de nuestra embarcación.

 

5. Zona de navegación

Una cosa buena de alquilar un barco es disponer de él en cualquier lugar al que vayamos y no estar limintados por el alcance dependiendo de nuestro puerto. En caso de que queramos realizar un recorrido por el Pacífico con una goleta o con un velero clásico el alquier es obviamente nuestra alternativa.

 

6. Actividades guiadas

Si lo que nos interesa es por ejemplo el charter de pesca; para practicar e ir a caladeros especiales, hacer submarinismo en una zona, practicar el avistamiento de cetáceos o queremos realizar cualquier actividad que necesita el conocimiento y compañia de profesionales, obviamente la compra no es la mejor opción en este caso. El alquiler de la embarcación junto con el patrón y el resto de servicios necesarios conformarán una aventura increible y una gran experiencia.

 

7. Satisfaccón

La satisfacción y la ilusión de contar con un barco propio para el amante de la naútica es un factor relevante, tema económico aparte.

Una embarcación en propiedad permite darle usos no previstos, como por ejemplo navegar un rato con los amigos y tomar un aperitivo en el barco en el puerto o aprovechar una mañana para limpiar y poner a punto nuestro barco

 

8. Gama de barcos

Con el alquiler nos permite probar diferentes modelos. Además, optar por embarcaciones de una eslora mayor y nivel superior al que podamos comprar. Muchas embarcaciones se alquilan con patrón si se desea permitiendo acceder a esloras superiores a las que la titulación náutica permite.

 

9. Compra junto con alquiler

La compra y alquiler no han de ser incompatibles, de hecho en ocasiones un propietario de una embarcación de recreo que usa con su familia habitualmente su barco o motor o su velero opta por alquilar con amistades una embarcación mayor para pasar unas vacaciones en las islas o para una regata, incluso quien tiene una yate a motor puede en ocasiones puntuales disfrutar de la navegación vela o viceversa. 

 

Por tanto cada opción tiene sus cosas de barcos buenas y en contra, lo mejor es pensar tranquilamente cúal es nuestra mejor opción y tener en cuenta todos los factores así como la inversión a realizar en cada caso y el uso y disfrute que se hara en cada caso. De cualquier modo la navegación y el disfrute de la naútica promete unas experiencias especiales y únicas.